HISPACÓN 2009 (Parte seria)

noviembre 9, 2009


Mientras me va llegando material algo más descocado con el que escribir una entrada decente, dejo aquí unos escaneados de la cobertura mediática del asunto para quien se quiera informar, todos del Diario del Alto Aragón, y faena que me ahorro (una cosa es que haya vuelto, y otra que no haya vuelto vago).


Del viernes 6 de noviembre:




Sábado 7:




Domingo 8:





Y lunes 9:



(¡Chis-pun!)


G (en funciones de Capitán Hispacón al efecto)



Indalcón 2008

octubre 7, 2008


Han pasado unos cuantos días desde que volví de la Hispacón, pero aún no he juntado ganas para una crónica sesuda (qué sorpresa) como las que ya he visto por ahí, así que me parece que os vais a apañar con unas cuantas fotos acompañadas de comentarios frívolos, y al que no le guste que no mire, oiga. Como las fotos eran un montón y aun después de reducirlas y collagearlas han quedado bastantes sin subir, he creado un flickr de esos y ahí he puesto todas. Quien quiera ver el lote completo, o descargarse las versiones nítidas y a full resolución de las que hay aquí, que me pida la URL. (No; no pongo la URL aquí. El que las quiera, que se lo trabaje.)


Por ahí habrán colgado fotos de la inauguración formal del asunto: sala de conferencias vistosa, presencia de organizadores y el señor rector de la universidá de Almería, etcétera, etcétera. Pero una Hispacón no queda inaugurada oficialmente hasta la primera BarraCón, o sea, tal que aquí:



De todas formas, lo que marca el tono auténtico y definitivo de lo que será la convención, e influirá absolutamente en las valoraciones y críticas, es el papeo. Sobra decir que tras la primera cena, a base de crías de Cthulhu con alioli, la impresión no pudo ser más positiva:



Resuelto a satisfacción del público asistente el criterio principal, ya nos pudimos dedicar a las excusas cubrir el expediente disimular un poco hacernos los intelectuales las actividades y los actos del programa. Aquí, la cosa de los stands y el saqueo de libros:



Yo me hice con un montoncito apañao entre las compras hechas y el relleno de la bolsa de bienvenida que acompañaba la inscripción. El libro de los premios Ignotus, el CD de NGC, algunas cosillas del Unicorp, el tebeo de la Legión del Espacio, la novela del Abismo de Rudy (que apoquiné como era debido, y se llevará una reseña asesina —argumentada, eso sí— que se habría podido ahorrar si me hubiera regalado un ejemplar en la pasada Asturcón 😛 ), más libros… En fin, el procedimiento habitual.


Además de asustar al bolsillo también nos dejamos caer por las conferencias y mesas redondas…



… y por las exposiciones. Aquí yo en una muy ilustrativa que montaron los aznarkies:



Cumplido el trámite cultural, de vuelta a lo importante:



Pero no todo fueron días de vino y fándom. Mientras la alegre concurrencia se dispersaba en el vicio y la disipación, había quien trabajaba, como aquí Francisco, heroico contabilizador de votos ignotuseros, que completaba el recuento para que llegada la entrega de premios hubiera algo que anunciar:



Esto nos lleva al momento de la Cena Oficial Con Entrega De Ignotus:



(Lamento dejarlo en instantáneas de gente sonriendo ante los platos vacíos. Es que cuando llegó la comida –yum yum— hubo cosas más interesantes que hacer que andar por ahí tirando fotos. Además, mi natural bondad de corazón me impide añadir estampas dolorosas que se sumen a la de los pulpos fritos y provoquen la envidia cochina y amarilla de los no asistentes.)


Y a los postres se entregaron los premios, claro. Aquí está la lista de ganadores. (La ilustración del Ignotus de aquí al lado no viene a cuento de nada, pero a ver si después de haberla dibujado hace años y que desde entonces la use todo Cristo en todas partes voy a ser el único que no la luce.) De todas formas, en el blog lo dejaré en una ligera selección de fotos, que en total fueron una jartá (quien quiera ver todas, al flickr que decía arriba): Gabriella leyendo un premio, Alfonso y demás recibiendo sus piedros, Alfredo y Santi encantados de haberse conocido (y de que Pily B. no les rompa las piernas)… Esas cosas. Quien se sienta intrigado al leer el paréntesis anterior, san Joderse; haber estado, y así sabría de qué iba el tema. 😛



Venga, vale. Pondré la foto que hizo todo el mundo:



Aprovecho las siguientes fotos como demostración para negar categóricamente que el Ladrillo de Oro y el Premio Ignotus tengan nada que ver. Uno tapa a Francisco, el otro lo sostiene Pily; el primero está hecho de proletario ladrillo y el segundo, de lujoso mármol; uno tiene la placa con el nombre del premiado en la pieza de arriba y el otro, en la de abajo… Son miles las diferencias. Lo dicho: nada que ver.



Y tras la cena y los premios (y mis apuestas ganadas), acabamos el festejo (muy tarde) aquí:



Y poco más que contar. Al día siguiente, el acto de clausura y, antes de este (y durante toda la mañana), la asamblea de la AEFCFT. Pero como ese es un tema que me pone más serio y ahora mismo no me apetece, dejaré el comentario para otra entrada. Por ahora esto es todo y hasta la próxima Hispacón (que habrá, fijo; una libra me apuesto).


G


© de casi todas las fotos: Marisa Cuesta (menos en las que sale retratada, que son © yo mismo).

Esponsorizó la cámara: Germán (un día me compraré yo una, lo juro).


Una Asturcón xixonuda

julio 25, 2008


He vuelto. 8)


Si fuera un blogger de pro ahora correspondería hacer una crónica extensa y sentía, a la par que periodística y precisa, de estos días que he pasado en la Asturcón y la Semana Negra. Pero como bien te figurarás, astuto lector, malditas las ganas. Ya hay enlaces oficiales para el que quiera ver fotos formales del sarao, y al que le pida el cuerpo empaparse de los detalles culturísticos del asunto, que se lea el A Quemarropa. Aquí vamos a lo que vamos…


Bueno, tampoco es que piense extenderme demasiado con la crónica extraoficial, o esto iba a quedar más largo que mear cuesta abajo. Los habituales ya saben de qué va el asunto, y los que no han ido nunca… que se fastidien; haber ido. Llegamos. Llovió el primer día y luego salió un sol atípico que tostó las neuronas el resto de la semana. Fue llegando gente de forma espaciada el primer par de días. Mucho saludo (y no me lío a poner nombres o ya definitivamente sí que no acabo hasta la semana que viene) y besos y abrazos. Chuletones como Lug manda y unos centollos de tenerles respeto (menos N, que por no tener, no tuvo ni compasión). Y fuimos a actos en las carpas de turno, y saqueamos los puestos de libros, y Kit (la chica que atendía la caseta de Gigamesh) fue un encanto, y Javi disertó ante el diorama enorme de la batalla de Gaugamela (y hasta fue efusivamente felicitado por un agradecido y desconocido transeunte que antes de la explicación no entendía un pimiento ni era capaz de distinguir un macedonio de un persa, con lo fácil que es —si van vestidos de ninja, son persas—). Y vimos a Martin, claro, y a las hordas de asshais que estaban por todas partes (saludad, niños)…


Y la espicha.


Plumas más doctas que la mía serán capaces de describir la espicha en todo su esplendor (otra cosa es que sean unos perros de mucho cuidao y no hagan la crónica, pero no voy a ocuparme yo de todo). Pero lo pasamos muy bien. :mrgreen:


Vaaale… Antes de que me lapidéis por dejarlo en eso, ilustraré con un par de fotillos y un video cortesía de terceros. Pero insisto: el que quiera peces, que se moje el culo (o sea, menos querer vivirlas vicariamente a través de crónicas y más ir en persona. Se me da un ardite la excusa que tuviérais: el año que viene, vais sí o sí).


La primera, una de disfraces. Cualquiera que no haya vivido en otro planeta en los últimos meses sabrá que el tema de este año era Canción de hielo y fuego. Entre los ellos hubo bastante guardia del Muro y algunas cotas de malla preocupantes (rezando estábamos algunos porque no se cayese nadie, que volverlo a levantar iba a costar Dios y poleas), aunque el concurso lo ganó un Perro estupendamente caracterizado. En cuanto a las ellas, creo que no hay que echarle mucha imaginación para adivinar cual fue el personaje más escogido:


Sí, yo también pongo una foto de Martin (ahí entre las Melisandres).
(Foto: ©Carlos)


De lo que se me quejó Anraman el otro día fue del trato indigno sufrido por el noble dragón. Lo único que vale la pena replicar es que los dragones, con patatas están dignísimos, y me niego a añadir una palabra más:


Spoiler: al final ganan los Greyjoy. :mrgreen:
(Foto: ©Breich)


No puedo poner más fotos porque los que las tiraron se han pasado esta semana poniendo excusas variadas para no pasármelas. Que si estoy de vacaciones y viajando, que si se me ha velado el carrete, que si soy un jodío vago que no las copia al ordenador… (Vale, esto último no lo dijo literalmente nadie, pero estoy seguro de que es la explicación aplicable en el 99,99% de los casos.) Para que la cosa no quede tan poco documentada va a continuación, por cortesía de Germán, el video del numerito musical de al final de la espicha:


Los de Asshai entonando (más o menos) “El oso y la doncella”.
(Video: ©Germán)


Ah, cambiando de tema, también me hice con libros. No muchos, para lo que suele ser normal trincarse allá, pero no era cosa de reventar la maleta:


Botín semanero.
(Foto: ©Yo)


En efecto: hay unos cuantos de Martin. Qué le vamos a hacer, la carne es débil y estaban muy a huevo. También veréis por ahí el librillo de cuentos de Behm que editó la Semana Negra para la ocasión, el muestrario de la exposición de dibujos de Canales&Guarnido, unos tebeícos de capa y colmillo, los primeros cuentos de Matheson (rabia rabiña), la última novela de Rudy, pillada en un momento de debilidad (soy un blando, y el muchacho se pone tan contento con esos detallitos…), y los dos números que van por ahora de la nueva época de la revista Prótesis, que molan un puñao y el amigo Panadero se ha lucido de verdad con ellos.


Hacia el final de la semana (concretamente, el último sábado), ya un pelín hartos de Ídem Negra, unos cuantos nos escapamos al Festival Interceltico de Avilés, donde disfrutamos de la humedad vivificante del lugar (alguna hubo que volvió acatarrada del asunto) y de un buen rato a cargo de los Red Hot Chilli Pipers (hice fotos con el móvil pero no ha salido bien ni una, así que el que no sepa de qué van que se dé una vuelta por el blog de Fel, que ha puesto un video). Me limitaré a decir que en un momento de iluminación comprendí el alto valor estratégico del uso de un batallón de gaiteros en el campo de batalla. :mrgreen:


En resumen: que me lo pasé de la caña. 😀


G