Riman, luego cabalgamos (o algo así)

marzo 21, 2011


Me entero por casualidad de que hoy parece ser el día mundial de la poesía. Bueno, no por casualidad; me entero porque la mitad de los contactos del facebook se me han puesto ñoños y liricotrascendentes, y me están llenando aquello de cursiladas como si no hubiera un mañana. (De hecho, si siguen así, voy a acabar deseando que no lo haya.)


A modo de compensación justa y razonable, y para aquellos espíritus sensatos que saben de la existencia del verso festivo, jocoso, epigramático y burlón, va un clásico. De nada.

«Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón,
y berenjenas con queso.

Esta Inés, amantes, es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.
Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma;
pero ya juzgarse ha mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.
En gusto, medida y peso
no le hallo distinción:
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su beldad,
el jamón, que es de Aracena,
el queso y la berenjena,
su andaluz antigüedad.
Y está tan en fiel el peso
que, juzgado sin pasión,
todo es uno: Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

Por lo menos, este trato
destos mis nuevos amores
hará que Inés sus favores
me los venda más barato.
Pues tendrá por contrapeso
si no la encuentro en razón,
una loncha de jamón
y berenjenas con queso.»

Baltasar del Alcázar (1530-1606)


Va a ser posible un epicureísmo en condiciones, hombre…


G


Duda existencial

marzo 19, 2011


Me he puesto a ver True Blood, que la tenía pendiente. Y, bueno, la serie no está mal, pero…


Viendo el escenario general, y ya desde los mismos créditos iniciales, lo que de verdad no entiendo es por qué nadie ha tomado la necesaria decisión de bombardear Luisiana con napalm (y ya que están a ello, también el sur de Misisipi y Florida entera) y luego cubrirlo todo de asfalto. Un ecosistema caracterizado por la conjunción de:


1) vegetación sin utilidad maderera, alimenticia ni combustible, y normalmente punzante, maloliente y/o tóxica,

2) animales viscosos, venenosos, repelentes, prehistóricos o todo a la vez,

3) paletos sureños reforzados por la selección natural debido a la costumbre de pasear descalzos por un sitio donde se dan 1) y 2), y

4) vampiros moñas, desde los de Anne Rice a unos cuantos de la propia True Blood, pasando por los emos horteras que salen en la serie de Anita Blake,


francamente, no tiene razón de ser (ni derecho a existir) sobre la superficie terrestre.


Dejando aparte lo antedicho, la serie es bastante potable, aunque me entra pánico al pensar en lo que podría haber salido de haber estado esa historia en manos de cualquiera que no fuese la HBO. Estando las cosas como están, al menos hay una trama bien contada y bien ambientada, y salen tetas.


Y vampiros dignos.


G


P.S.: Alguien puede alegar que la saga del Crepúsculo no tiene lugar en esa zona del mapa, y tendrá razón y me parece muy bien. Pero yo estoy hablando de vampiros, no de hadas del bosque.