Y perdimos otra vez…

noviembre 16, 2009


5 de noviembre: La UE avala que se pueda cortar el acceso a Internet sin orden judicial previa


11 de noviembre: Ramoncín cierra el canal de la revista ‘El Jueves’ en YouTube


Se dice que la paranoia es un estado superior de percepción, pero no voy a desarrollar el tema de si podría existir una relación directa (¿maniobras de distracción intencionadas? Qué va, hombre; aquí no se hacen esas cosas), ni siquiera teniendo en cuenta el hecho de que para que la segunda noticia saltase el día 11, los actos que la generarían tendrían que haber sido puestos en práctica unos (pocos) días antes. Y ni siquiera teniendo en cuenta la oportunidad de la coincidencia, el hecho de que el implicado en la segunda noticia es un pavo al que ya le da lo mismo tres que trescientas (que caiga mal es llover sobre mojado), y que el punto polémico del texto propuesto en la UE, es decir, la facultad de cortar la conexión e Internet sin vistos buenos de jueces, tiene que ponérsela dura a los de la SGAE. Pero…


El hecho es que apenas he visto hablar de la primera noticia, y sí de la segunda, hasta el aburrimiento. He visto movimiento en los medios, seguimiento en los telediarios, réplicas de El Jueves, reculadas de Youtube y Ramoncín, creación de grupos en Facebook (y adhesión entusiasta) para poner a parir a un cretino y a la organización en la que medra (frente a sólo uno, 1, UNO, en español protestando por lo de la UE… ¡y estaba creado en Chile!). Y he visto las palmaditas complacientes en la espalda cuando El Jueves recuperó su canal, y el enunciar el hecho como algún tipo de victoria…


¿Victoria?


Como si se hubiera conseguido algo.


Seamos serios. Lo de El Jueves fue una puñeta, y de no haber conseguido recuperar su canal en Youtube se les habría causado alguna molestia relativa (aunque nunca creí que fuese a ser permanente, y la publicidad que estas cosas generan no les habrá venido mal). Pero aquí los ganadores, los auténticos ganadores, son otros.

«Los eurodiputados habían frenado hasta ahora la aprobación de la reforma de las telecomunicaciones al reclamar que la nueva normativa prohibiera expresamente el acceso a Internet sin orden judicial previa, algo que no aceptaban los Gobiernos de los 27. Pero en la fase final de las negociaciones, el Parlamento cedió en sus exigencias y aceptó que no se requiera autorización judicial previa para cortar el acceso a Internet


Por supuesto, el texto contempla “medidas de protección”, que sobre el papel quedan bonito pero de cuya utilidad práctica dudo. El hecho de que digan que el corte de Internet deba ejecutarse «respetando el principio de presunción de inocencia» suena a cachondeo cuando se refiere a la aplicación de una medida punitiva sin juicio previo. El hecho de que añadan que existe «el derecho a una revisión judicial eficaz y en el momento oportuno» es añadir recochineo; una revisión judicial a posteriori implica trámites, gastos y molestias, no precisamente aligeradas por el detalle de que si se carece de Internet se complica todo en el mundo actual. ¿Cómo le mandas un mail a tu abogado? ¿Cómo replicas —en Internet— a cualquier argumento de la otra parte? ¿Cómo buscas adhesiones y apoyos? ¿Cómo…?


Que el pez grande se come al chico no es nuevo. Pero lo de atar al pez chico para que no colee ya es abusar un poquitín, me parece…


Pero da igual; nos hemos entretenido un rato y echado unas risas a costa de Ramoncín, que es lo que cuenta.


¿No?


Decían en un comunicado de El Jueves al cerrarse el asunto, algo en plan “no se saldrán con la suya”:

«Censurar Internet es algo extremadamente complicado, sólo al alcance de ciertos gobiernos totalitarios.»


No. Ya no.


G

Anuncios

HISPACÓN 2009 (Parte seria)

noviembre 9, 2009


Mientras me va llegando material algo más descocado con el que escribir una entrada decente, dejo aquí unos escaneados de la cobertura mediática del asunto para quien se quiera informar, todos del Diario del Alto Aragón, y faena que me ahorro (una cosa es que haya vuelto, y otra que no haya vuelto vago).


Del viernes 6 de noviembre:




Sábado 7:




Domingo 8:





Y lunes 9:



(¡Chis-pun!)


G (en funciones de Capitán Hispacón al efecto)