Distinciones honorables


Faltan pocos días para la Hispacón, y uno va entrando en el “modo expectativa”. ¿Será interesante? ¿Irá mucha gente? ¿Trincaré muchos libros? ¿Habrá porra de qué día del congreso se corta las venas el primer organizador? ¿Serán buenos los bares? (Bueno, esto último no; ya tengo controlado el territorio y sé que lo son. Pero quienes no hayan estado nunca en Almería… Eso.)


También está el asunto de los premios Ignotus, sobre los que el sufrido lector se habrá hecho alguna idea de lo que son (en el caso de que no lo supiera) si ha leído las entradas que dediqué a la fase de nominaciones y a la quiniela de candidatos.


Curioso tema, este de los Ignotus, cuya ambivalencia definió muy bien Juanma Santiago en cierta ocasión: «si lo ganas, es que se ha hecho justicia, por fin reconocen tu trabajo y hay mucho envidioso suelto; si no, es evidente que estos son unos premios a la popularidad, que su valor es relativo, que no tienen por qué implicar juicios de calidad y que ha habido pucherazo. Todo depende del color del cristal con que se mire». Sea como sea, la ceremonia suele ser entretenida y se crea expectación; por un lado está el tema de las apuestas extraoficiales (normalmente se cobran en formato alcohólico); por otro, la gracia que tiene ver los nervios de los candidatos presentes en la cena, y los posteriores saltos de alegría/caras de poquer/maldiciones en arameo (táchese lo que no proceda, según se aplique al que gana o al que se queda con un palmo de probóscide). Lo de pegar telefonazos o enviar SMS para comunicar los resultados a los no presentes, o partirse las falanges por ser el primero en colgar en Internet la lista de premiados es opcional.


Este año se vuelve a dar la mezcla habitual de candidatos novatillos (vamos, que se estrenan) que estarán que no cenan, con los curtidos, bregados y de digestión imperturbable multipremiados de otros años, que ya tienen monolitos para alicatarse la cocina entera, y con el toque exótico de algún que otro off-fandom que ni siquiera sabe que está nominado ni de qué va esto (suele pasar bastante en la categoría de Audiovisual). Suerte a todos y que gane el más votado.


Yo una vez gané un Ignotus, allá por el 2001 (Hispacón de Zaragoza), y aunque los curtidos, bregados y de digestión etc, etc, estén de vuelta de estas cosas (o hagan como que lo están), y fue co-premio con otros autores, me hizo bastante ilusión y lo tengo en la estantería (es un buen sujetalibros, y no me da vergüenza decir que lo tengo para eso; otros los usan para cosas más raras aún, y no me hagáis hablar). No fue la única sorpresa que me llevé en aquella cena; los organizadores maños se me presentaron con una placa en plan mención honorífica, que no me esperaba y me sacó los colores (por el premio en sí mismo y porque los muy mamones me hicieron salir a hablar en público, con lo mal que me llevo yo con eso).


Pero no hay dos sin tres (el 2001 me resultó un año raro, raro), y en esa Hispacón me volví a casa con el premio más curioso y divertido que me han dado nunca. Helo aquí:



Enmarcado lo tengo. 😀 Que nadie lo malinterprete: el premio viene a ser “al que más nos ha tocado los cojones este año”. Y desde ese día me cayeron más simpáticos los de la peña aznarkie. Me gusta la gente con sentido del humor.


(Y a todos los curtidos etc, etc, etc, ganadores de Ignotus: chincha y rabia. Podréis tener monolitos, pero el Sadrita de Titanio es MÍO.)


:mrgreen:


G

Anuncios

9 Responses to Distinciones honorables

  1. AMS dice:

    Ese diploma no tiene precio. Y, sí, tengo envidia.
    Que chulada.
    Los aznarkis es que son, somos, unos tios de lo mas salados. A ver que cenamos en Almería. Unos tomatitos raft no estarían de mas en una ensalada.

  2. gorinkai dice:

    Es que el sello del Comisariado de Cultura de la Armada Sideral impone mucho… 😆

    ¿Qué tal vas de los nervios por lo de Libro de Ensayo, Fonso? 😉

  3. AMS dice:

    Nervios, ninguno. Este año no hay nada que hacer. Así que tranquilidad total. Cuando algo se da por supuesto suele ocurrir lo contrario, que es lo que va a pasar 🙂
    A ver si las cervecitas Almerienses están bien 🙂 Y Cabo de Gata, que no conozco me está esperando.

  4. Fuente dice:

    Eso de “La Nación Valerana estremecida” me encanta. Incluso me emociona.

  5. gorinkai dice:

    Alfonso: A ver que haces, que me jugué unas birras a que ganabas tú, no fastidies… 🙄

    Fuente: :mrgreen:

  6. RSMCoca dice:

    El año pasado estuve nominado por primera vez (¡en dos categorías!) y sabiendo casi de antemano que no tenía opciones de victoria.

    Y tienes razón. Estuve que no cené. Pero no fue de los nervios, no.

    ¡Esas malditas albondiguillas… ! :-))))

    Y este año espero desquitarme, aunque tambien esté nominado. ¡Hale! Y, no es por nada, espero que la quiniela la gane Juanma, que al menos ha dicho que tengo posibilidades ;-))))))

    Eso sí, Alfonso gana seguro.

  7. AMS dice:

    Pues como no haga un conjuro, otra cosa no se me ocurre 🙂

  8. gorinkai dice:

    Joder, las albondiguillas sevillanas. 🙄 Lo que nos llegaremos a acordar de ellas…

  9. VMGB dice:

    La madre que las parió. A las albondiguillas sevillanas, digo.

    Pues ya que estamos, la porra entre Gorinkai, Juanma y yo la va a ganar un servidor. Me pienso pasar el sábado noche entero sin pagar una cerveza. Juas.

    Nervios… pues no sé. He estado nominado en relato, en revista (me la atribuyo porque, aunque ha habido otras nominaciones y premios, ésta es la única que depende en última instancia de mí) y en portada, y nunca he estado tan nervioso como en poesía este año, posiblemente porque es la primera vez que creo que puedo merecerlo. Ya gané (ganamos) como revista el año pasado con Vórtice en Línea (¡próximo número ya casi con vosotros!) pero creo que “El árbol del dolor” (poesía, carajo) sí es merecedor de algún reconocimiento, aunque sea un ladrillo con una placa que nos regale alguien.

    Pero sí, coincido contigo en que los premios le gustan a los que ganan (o a los que están de acuerdo con los ganadores) y que el resto hablan pestes de ellos. Supongo que pasa en todos los premios por votación popular.

    Ah, y Almería mola cantidad. Me reservo el jueves noche para que nos pillemos una buena nosotros cuatro, Gorin. No me falles, pardiez.

    (Por cierto: ¿cómo habéis dicho que se llama el hotel? Ejem)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: