No son los años. Tampoco el rodaje.

Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull

Es la puta manía de Spielberg de hacer finales gilipollas.


Tranquilos, no voy a espoilear nada (tampoco es que haya gran cosa que spoilear a estas alturas, seamos serios). Tampoco voy a poner a parir la película. Me ha gustado. Y no sólo eso, sino que durante media hora genial allá hacia el centro del metraje me he partido de risa y dado saltos en el asiento. Tras un comienzo relativamente medianillo (entretenido pero no para tirar cohetes, y la forma en que Indy sobrevive a una explosión nuclear es… Bueno, digamos que Indy sobrevive, pero nuestra suspensión de la incredulidad queda bastante castigada), la peli recupera, desde el momento en que Marion Ravenwood entra en escena, lo mejor que ha dado la serie. La esgrima verbal entre Marion (que es, dicho sea de paso, lo mejor de la película) e Indy no tiene precio, y las escenas de acción ya he mencionado el efecto que causan (no es muy ajeno a ello el hecho de que corran principalmente a cargo del hijo de esos dos -lo segundo mejor de la película-, que tiene edad para esos trotes, no como su señor padre). Sólo ese tramo del metraje ya justifica y hace que merezca la pena verla.


Lo del final lo digo para que los simpáticos lectores de este blog vayan sobre aviso.


Me explicaré un poco mejor: Cuando asistí al estreno de En busca del Arca perdida me pasé toda la película enganchadísimo. Pero lo mejor es que se trataba de acción y aventura en estado puro. El caso es que cuando, al final, la situación se resuelve (los malos palman, los buenos ganan, los héroes se liberan y son felices y comen perdices) gracias a un Deus ex machina absolutamente descarado, se me puso la mosca en la oreja. Sencillamente, no pegaba con el resto. Era trampa. El problema lo vi resuelto en las dos siguientes entregas (sí, incluso cuando el Grial, los personajes ponen algo de su parte para salir del apuro, no les saca todas las castañas del fuego una Intervención Divina Por El Morro). Pues bien, avisados quedáis: en esta entrega vuelve a pasar algo parecido a lo que en la primera (otro Deus ex machina, y más descarado aún). No es especialmente grave: si vais mentalizados lo soportaréis y, como ya he dicho, la peli en general es muy recomendable.


Eso sí, le admito a Spielberg la capacidad para devolverme a mis años mozos. El “hostia, vaya chorrada” que se me escapó en la sala y me granjeó algunas miradas del resto del público (y unas cuantas eran de aprobación y asentimiento) fue igualito, igualito, al de hace algo más de venticinco años. Uno recobra la juventú con detalles como estos. :mrgreen:


G


P.S.: No hace falta que os traguéis los créditos hasta el final; no hay ningún extra. De nada. 😉

P.S.2: ¿He dicho ya que Marion mola? 😀

Anuncios

12 Responses to No son los años. Tampoco el rodaje.

  1. Saltamontes dice:

    ¿Deus ex machina? ¡Si desde que vemos las pintadas en la celda pone RETORNO, RETORNO! O sea, volver…. ¡a casa!

  2. gorinkai dice:

    En el Arca también había preavisos claros*, cuando se observa retroactivamente, lo que no quita que el final siga siendo un Deus ex machina como la copa de un pino. No tiene que ver una cosa con la otra.

    *Si hasta sale un grabado de un texto antiguo donde pintan al Arca lanzando rayos que fulminan a los malos. Pero cuando ves eso, estás metido en una peli de acción que en todo momento se ve realista y te figuras que se trata de una representación alegórica de algo que luego será, también, algo realista. Pero no; llega el final y ocurre exactamente eso. Deus ex machina en el sentido más estricto.

  3. Saltamontes dice:

    Nada, nada, que no solo Indy se ha hecho viejo.

  4. Gilles Delacroix dice:

    Un colega y yo, sin haber visto aún la peli, estábamos pensando que esto huele a paso de relevo, a hacerse a un lado para dejar paso a una nueva generación.

    Vamos, a una franquicia. ¿En la peli también se huele eso? Es que me jodería más que nada en esta perra vida que prostituyeran justamente esta saga…

  5. gorinkai dice:

    Saltamontes: En mi caso podemos descartar también los años y el rodaje, porque lo que me ha molestado (y lo que me ha gustado) es exactamente lo mismo que hace un cuarto de siglo. Yo es que llevo las canas con envidiable dignidad. 😀

    Gilles: No me extrañaría que en el futuro hubiera relevo pero, por el momento, esta peli sigue siendo de Indiana Jones.

  6. Jesús dice:

    Y que lo digas: doña Karen Jane Allen, alias Marion, mola un montón. Es de las poquísimas que ganan con los años y se hacen más y más bestias 😉

  7. Dybbuk dice:

    Como aun no la he visto, y solo tengo una cana, paso únicamente para saludar. ¡Hola a todo el mundo! 😛

  8. Gilles Delacroix dice:

    ¡Hola, doctor Nick!

    Digooo… ¡Hola, Dybbuk!

    :mrgreen:

  9. Dybbuk dice:

    Cambio de personaje: ¡hola holita, vecinitos! :mrgreen:
    Ya la he visto, y para no reventarle nada a nadie, solo decir que es verdad, Marion mola, y el final es un &%&·$/( de tres pares.

  10. instan dice:

    Al menos Dybbuk está de acuerdo con mi apreciación del final ese tan, tan, tan, bueno… indescricptible.
    Lamentablemente me temo que los spoilers en este caño no harían mucho daño, porque me temo que muchas gente no se lo creería o tomaría en serio las descripciones de lo que pasa realmente en la película 🙄

  11. instan dice:

    Madre mía, me ha afectado más de lo que pensaba, quería decir:

    Lamentablemente me temo que los spoilers en este caso no harían mucho daño, porque mucha gente no se lo creería o no tomaría en serio las descripciones de lo que pasa realmente en la película 🙄

  12. Skalagrim dice:

    Lo más alucinante no es que Spilberg y Lucas hayan podido caer tan bajo por la pasta, con la cantidad de pasta que ya tiene.
    Lo más increíble no es que servidor haya pagado seis euros y pico a pesar de que tenía bastante claro que se los iban a tangar.
    Lo más increíble no es que se haya perdido el sentido del ridículo, de la verguenza ajena y del decoro como para perpetrar la escena de culebrón del final.
    Lo más increíble no es que este no sea Indiana Jones ni de lejos.
    Lo más increíble no es que de repente haya en medio de la llanura de Nazca, famosa por la ausencia de colinas que permitan ver los dibujos, una colina desde la cual sea posible ver los dibujos cómodamente sentado en las tumbas de los descubridores españoles cuya existencia se ignora, a pesar de que el cementerio en lo alto de la colina -sí, la colina inexistente de Nazca- está rotulado y tiene una puerta gótica con rejilla y todo (creo que incluso pone “Tumbas secretas no encontradas de los Conquistadores Españoles”).
    Y no, lo más increíble tampoco son los homenajes chungos a los clásicos, la falta de ninguna coherencia emocional o narrativa, las escenitas interminables especificamente metidas para el videojuego de turno que luego comprareis. Ni siquiera es increíble que le hayan dejado escribir el guión a Von Danniken una tarde que iba medio cocido. No.

    Lo verderamente increíble, y eso sí que me tiene flipando, es vuestra capacidad de perdonar a algunos con alegre regocijo lo que a otros les supondría que los tuviérais en la picota por diez años. Lo que me tiene auténticamente flipado es haber oído durante todos estos años como se flagelaban ciertas películas hasta la extenuación por malas, por sin sentido y por ridículas, y cómo cuando esas mismas bazofias las hace alguien cercano a nuestro corazoncito se contemplan con rubor, y como mucho, con la alegre sonrisa de quien ha contemplado una tierna travesurilla del vástago de su corazón. Yo debo de ser muy torcido, porque funciono al revés. Es decir, a mí Van Helsing como mucho me provoca cierta verguenza ajena, pues nunca he sentido que tuviera ninguna vinculación emocional con la obra de Sommers.
    Pero ¿lo de estos dos? Lo de estos dos es imperdonable. He crecido con ellos. Les he perdonado sus pifias. He soñado sus sueños. Les he hecho inmensamente ricos. Y ellos se han cachondeado de mí a mandibula batiente hace dos sábados. Si me los encuentro, les parto las piernas.

    O sea, que no me ha gustado.

    Postdata: Borra el trocito de comentario anterior, que sólo de acordarme, con la indignación, se me han ido los dedos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: