Ah, qué tiempos…


… cuando el mundo y yo éramos jóvenes, y apareció esto por la tele (sí, lo vi en primerísima emisión, y en blanco y negro). Luego en el patio del colegio jugábamos a imitar esas cosas (y a veces nos hacíamos daño, y había quien se rompía algo, pero eran “cosas de críos”; hablamos de los tiempos en que nadie se pensaba que un crío se fuera a traumatizar por llevarse unos cuantos -o muchos- coscorrones). Nos llamábamos unos a otros “Pequeño Saltamontes” y nos pintábamos en los antebrazos tigres y dragones (y no dábamos abasto en gastar bolis rojos). Y algunos acabamos apuntándonos a un gimnasio y, quién lo iba a decir, hasta aprendimos en serio…

Vista con ojos de hoy, la serie puede parecer una patata desde el punto de vista técnico-hostieril (aunque tiene sus momentos, y los argumentos no estan mal), y hay que suspender _mucho_ la incredulidad para creerse que David Carradine sabía kung fu. Pero el primer contacto es siempre el primer contacto (las pelis de Bruce Lee en el cine de barrio llegaron después) y uno lo recuerda con cariño.

(Que me acabo de comprar los deuvedeses, vamos.) 😀

G

Anuncios

6 Responses to Ah, qué tiempos…

  1. Rudy dice:

    Por cierto, que viendo esto me acabo de coscar que el que hace de Kane de joven es Keith Carradine. Curioso.

    Y sí, la serie, vista hoy, es un truño, como (por lo que recuerdo de unos cuantos capítulos que vi hace algunos años), me temo, muchas de las series que nos molaron de críos.

  2. gorinkai dice:

    El que hace de cura-al-que-los-indios-dejan-ciego-y-Caine-enseña-a-buscarse-la-vida es John Carradine, su padre. Y otro secundario en algunos episodios, uno que hace de capitán del ejército de la Unión, es el hermano mayor, Bruce Carradine. Se pusieron caseros a rabiar con el reparto.

    Por lo demás, no me lo estoy pasando mal con el revisionado. Algunas actuaciones son para pedir la cabeza de los actores, y cuando se ponen a impartir sabiduría oriental (esto es, algún monje shaolín alecciona a Caine, o este alecciona a algún occidental) me recuerdan increíble e inevitablemente a la Esfinge en Mystery Men y me descojono, pero en conjunto es más visible de lo que me esperaba. Además está el factor de ser a.c.p (“de antes de la corrección política”). Una línea de díalogo del tipo “Oh, vamos, no me vais a condenar por matar a un chino, ¿verdad? No es como si me hubiera cargado a una persona”, dicha con toda seriedad, no es algo que se encuentre uno hoy día.

    Eso sí, seguiré lamentando hasta el infinito y más allá que le guindaran la idea a Bruce Lee (al parecer la idea original fue de este, y la productora la cogió encantada, pero finalmente se les hizo muy cuesta arriba que un chino fuera prota total de una serie; secundario atractivo como en el Avispón Verde, vaya y pase, pero prota era demasiado para la época). El lamento es relativo, claro; gracias a no liarse con la serie se fue a Hong Kong a hacer películas. Pero aun así…

  3. instan dice:

    Tiene sus momentos, pude disfrutar en una reposición relativamente reciente cuando Caine coge flechas de los indios con las manos, y por supuesto con esa filosofía oriental de semanal de periódico de los maestros.

    Y bueno las peleas son más realistas, y por lo tanto mejores, que las de ahora. Uno puede ser un monje que para flechas y quita piedras de las manos a la velocidad del rayo, pero no puede violar las leyes de la gravitación universal.

    Estoy de acuerdo con que esa parte políticamente incorrecta de presentar el racismo como existía entonces en esa país y esa visión poco idílica del Oeste es una de sus virtudes.

  4. Dybbuk dice:

    Algún capítulo sí que vi, aunque lo mío era más de poner y quitar cera. Ahora los enanos se descalabran imitando al Pressing Catch. ¿Serán señales de involución? :mrgreen:

  5. gorinkai dice:

    Son señales de que a los enanos siempre les ha gustado descalabrarse y jugar a averiguar quién es el macho dominante del grupo, como buenos primates, digan lo que digan las hordas de psicopollapedagogos que insisten en que las alimañicas se trauman si no las tratas con guantes de seda, y que librados a sus propios medios, los críos serían pacíficos, sociables y colaborativos (ja)… 🙄

  6. Gilles Delacroix dice:

    Tengo un recuerdo nebuloso de esa serie, de cuando la echaron por las tardes en TVE allá por el… joder, ¿1990, más o menos? Ya ves, con nueve añicos qué voy a recordar…

    Y yo de nano me ahostiaba con los de mi clase con cualquier excusa. Cuando no era por Dragon Ball era por Caballeros del Zodíaco, o incluso por la entonces primeriza WWF.

    Hablando de WWF, épica la hostia que se arreó mi colega Javi intentando hacer una patada voladora desde el alféizar de la ventana de clase. Y nadie se llevó las manos a la cabeza, ni siquiera su padre, porque los críos nos hartásemos de palos en el recreo. Lo bueno fue su madre, cuando se presentó a la salida de clase y le soltó dos hostas bien dadas por hacer el capullo. Hostias que eran como las notas: todos sabíamos que iban a llegar, y que iba a ser doloroso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: