No son los años. Tampoco el rodaje.

mayo 22, 2008

Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull

Es la puta manía de Spielberg de hacer finales gilipollas.


Tranquilos, no voy a espoilear nada (tampoco es que haya gran cosa que spoilear a estas alturas, seamos serios). Tampoco voy a poner a parir la película. Me ha gustado. Y no sólo eso, sino que durante media hora genial allá hacia el centro del metraje me he partido de risa y dado saltos en el asiento. Tras un comienzo relativamente medianillo (entretenido pero no para tirar cohetes, y la forma en que Indy sobrevive a una explosión nuclear es… Bueno, digamos que Indy sobrevive, pero nuestra suspensión de la incredulidad queda bastante castigada), la peli recupera, desde el momento en que Marion Ravenwood entra en escena, lo mejor que ha dado la serie. La esgrima verbal entre Marion (que es, dicho sea de paso, lo mejor de la película) e Indy no tiene precio, y las escenas de acción ya he mencionado el efecto que causan (no es muy ajeno a ello el hecho de que corran principalmente a cargo del hijo de esos dos -lo segundo mejor de la película-, que tiene edad para esos trotes, no como su señor padre). Sólo ese tramo del metraje ya justifica y hace que merezca la pena verla.


Lo del final lo digo para que los simpáticos lectores de este blog vayan sobre aviso.


Me explicaré un poco mejor: Cuando asistí al estreno de En busca del Arca perdida me pasé toda la película enganchadísimo. Pero lo mejor es que se trataba de acción y aventura en estado puro. El caso es que cuando, al final, la situación se resuelve (los malos palman, los buenos ganan, los héroes se liberan y son felices y comen perdices) gracias a un Deus ex machina absolutamente descarado, se me puso la mosca en la oreja. Sencillamente, no pegaba con el resto. Era trampa. El problema lo vi resuelto en las dos siguientes entregas (sí, incluso cuando el Grial, los personajes ponen algo de su parte para salir del apuro, no les saca todas las castañas del fuego una Intervención Divina Por El Morro). Pues bien, avisados quedáis: en esta entrega vuelve a pasar algo parecido a lo que en la primera (otro Deus ex machina, y más descarado aún). No es especialmente grave: si vais mentalizados lo soportaréis y, como ya he dicho, la peli en general es muy recomendable.


Eso sí, le admito a Spielberg la capacidad para devolverme a mis años mozos. El “hostia, vaya chorrada” que se me escapó en la sala y me granjeó algunas miradas del resto del público (y unas cuantas eran de aprobación y asentimiento) fue igualito, igualito, al de hace algo más de venticinco años. Uno recobra la juventú con detalles como estos. :mrgreen:


G


P.S.: No hace falta que os traguéis los créditos hasta el final; no hay ningún extra. De nada. 😉

P.S.2: ¿He dicho ya que Marion mola? 😀

Anuncios

El Eisner que nos faltaba

mayo 21, 2008

Preventive Maintenance Monthly

(Aviso, esto es para fans muy irredentos.)


En los más de veinte años que pasaron desde que se despidió Spirit hasta que apareció Contrato con Dios, Eisner se metió en alguna parte…


La biblioteca digital VCU lo ha escaneado todo y puesto en red. Portadas, cómics, ilustraciones y todas las tiras de Joe Dope.


Aquí. De nada. 😀


G


(Zenkius veri muchos a Sara, que es un encanto compartiendo soplos sobre cosas majas.)


De lagunas culturales

mayo 16, 2008


Me dice Noe (que es jovencita, aunque de eso no tiene la culpa) que no le gusta la ópera, entre otras cosas. Y aunque con algunas de esas otras cosas estoy de acuerdo (¿a qué persona razonable le pueden gustar los triunfitos?), por lo de la ópera no paso. El caso es que los argumentos que da no pueden parecerme más inexactos, pero qué le vamos a hacer si su generación no ha disfrutado del enfoque con el que la mía se acercó a estos géneros. Tampoco es culpa suya si no ha tenido la oportunidad de apreciarlos como es debido…

Pero no todo está perdido. En SPQR, fieles a nuestra vocación de instruir deleitando*, tenemos soluciones para estas cosas. (Y si me dice que esto no le gusta, ya la dejo por imposible.)

*Sí, uso el plural mayestático. 😛

G


Siempre me ha caído bien, la Maruja

mayo 14, 2008


En una entrevista internetera que le hacen a la mujer, el viernes pasado:

Presunto/a estudiante de periodismo: ¿Cuál fue el principal foco del conflicto [en Líbano]?
Maruja Torres: Ya que eres estudiante, estudia Oriente Medio. Esa pregunta no tiene respuesta más que en unos ocho mil libros. Cúrratelo, bonit@

El resto de la entrevista tampoco está nada mal, por varios motivos (el informativo es el principal, sobre todo para quien le interese lo que se nos viene encima).

(Gracias a Gómez por el enlace.)

G


Ah, qué tiempos…

mayo 10, 2008


… cuando el mundo y yo éramos jóvenes, y apareció esto por la tele (sí, lo vi en primerísima emisión, y en blanco y negro). Luego en el patio del colegio jugábamos a imitar esas cosas (y a veces nos hacíamos daño, y había quien se rompía algo, pero eran “cosas de críos”; hablamos de los tiempos en que nadie se pensaba que un crío se fuera a traumatizar por llevarse unos cuantos -o muchos- coscorrones). Nos llamábamos unos a otros “Pequeño Saltamontes” y nos pintábamos en los antebrazos tigres y dragones (y no dábamos abasto en gastar bolis rojos). Y algunos acabamos apuntándonos a un gimnasio y, quién lo iba a decir, hasta aprendimos en serio…

Vista con ojos de hoy, la serie puede parecer una patata desde el punto de vista técnico-hostieril (aunque tiene sus momentos, y los argumentos no estan mal), y hay que suspender _mucho_ la incredulidad para creerse que David Carradine sabía kung fu. Pero el primer contacto es siempre el primer contacto (las pelis de Bruce Lee en el cine de barrio llegaron después) y uno lo recuerda con cariño.

(Que me acabo de comprar los deuvedeses, vamos.) 😀

G


Espantando al demoño a garrotazos

mayo 1, 2008


Feliz Beltaine. 😀

 

G