El día que nos enfadamos con Sammo Hung

enero 25, 2008


Sammo mola. No sólo es un gran luchador; además es simpático y la prueba palpable de que los fondoncillos también podemos estar ágiles (otra cosa es que nos pongamos a ello, pero el buen hombre nos permite mantener la esperanza). Y aunque el gato al agua de los posters del Dojo que acababan en las paredes del gimnasio se lo llevaban Jackie Chan y Bruce Lee, Sammo es mi héroe.


Pero has de saber, Pequeño Saltamontes, que Michiko Nishiwaki fue un fetiche ochentero para quienes en aquella época hacíamos artes marciales y teníamos edad para fijarnos en fetiches. Lo entenderéis en cuanto la veáis quitarse el kimono…


Y ya era bastante malo que la lucieran poco (ya que, en las pelis chinas, los japonésidos eran siempre malos y tenían que perder al final), como para que encima viniera Sammo a meterse donde no lo llamaba nadie, interrumpir una cats fight bien entretenida y cortarle el lucimiento a la muchacha, con lo bien plantá que se la veía (además, iba ganando y Sibelle Hu, su contrincante china, era más sosa).


Al final lo perdonamos porque se trataba de Sammo, que si no, lo forramos a hostias.

 

 

(No le busquéis tres pies al gato; sólo estoy haciendo experimentos para ver cómo se enlaza un YouTube en una entrada del blog.) 😀

G

Anuncios

Buen apelativo

enero 13, 2008

«Puestos en plan formal y echándole postín a la cosa, podría apuntar esa gilipollez tan de moda de que voy a regalarles un microrrelato; que es como algunos cantamañanas relacionados con la tecla llaman ahora en los suplementos culturales a los cuentos, chistes, anécdotas y chorradillas cortas de toda la vida.»

Arturo Pérez-Reverte, en el 1054 de El Semanal.

¿Microrrelatos? No, hombre, no. Cantamañanas.


(En otro orden de cosas: sigo con el ordenata en el taller, pero me acuerdo de vosotros.)


G


43

enero 4, 2008

 

PFJ

 

For he’s a jolly good fellow,
For he’s a jolly good fellow,
For he’s a jolly good fe-ellow…
And so say all of us!

[clap clap clap]